domingo, 18 de enero de 2009

Pinguinos 2009 ya ha finalizado.



Muchos de vosotros sabréis que en España tenemos la suerte de disfrutar la más famosa y numerosa concentración motorista invernal de todo el mundo. Se trata de Pingüinos y se celebra todos los años el segundo fin de semana de enero cerca de Valladolid, en pleno Castilla-León.

No parece el mejor sitio para pasar unas fechas tan frías que normalmente reciben a los asistentes con temperaturas bajo cero y condiciones casi siberianas, pero precisamente ahí está él “quid” y por lo que esta concentración ha logrado convertirse en toda una leyenda y ha pasado de reunir en un lejanísimo 1977 a poco más de 300 valientes, a convertirse en un evento de repercusión internacional que reúne a más de 100.000 personas en plena estepa. Muchos los consideran locos, pero ni la nieve, ni el frío, ni la lluvia o la niebla pueden con ellos. Y esto se ha demostrado como nunca en esta durísima y ya mítica edición del 2009. Desde luego, aquellos que asistieron pueden sentirse satisfechos de haber vivido una edición que pasará a la historia.



Cierto que ya llevábamos más de un mes con continuas olas de frío, tormentas de nieve y granizo y todas las lindezas que se pueden esperar bien invierno crudo, pero se mantenía la esperanza que el tiempo nos diera un respiro para poder asistir a esa reunión a la que todo motorista de pro “tiene” que asistir todos los segundos fines de semana de enero… pero nos equivocamos.


El jueves parecía un día de invierno más, pero el viernes por la tarde justo en una de las horas punta en cuanto a asistencia de motorista se refiere, comenzó una impresionante nevada que por la noche cerró todas las carreteras y convertía el hecho de rodar en moto en pura supervivencia. En estas condiciones, os aseguro que hubiera apostado todo lo que tenía que al día siguiente ni un solo motorista, por loco que estuviese o por aficionado que fuera, se atrevería acoger la carretera de acercarse la concentración.



Por suerte, lo hubiera perdido. El sábado cesó la nieve y, a pesar del frío estepario que nos azotaba, el flujo de motoristas continuó y se sobrepasaron los 18.000, exactamente en 314 inscritos. Y es importante recalcar la cifra exacta porque, habida cuenta de las mismas condiciones que había en toda España, se puede considerar un éxito arrasador y una buena muestra de la bien ganada fama y tradición ganada por los chicos de la organización en el mundo de la moto.








No faltaron los conciertos en la plaza central, ni la fiesta, y las excursiones, ni el ya internacionalmente conocido desfile de las antorchas. A pesar de la nieve, el granizo, el agua y el frío, los motoristas disfrutamos de una nueva sede que es, posiblemente, la mejor de los últimos 10 años. Por lo tanto, esperemos que se cumplan las expectativas y podamos disfrutar de él pinar de Puente Duero durante muchos años.



Allí te esperamos el segundo fin de semana de enero del 2010.






0 comentarios: